Tel: 312 203 72 27

E-mail: alientodelcielo@yahoo.com

EL ÁRBOL DE NAVIDAD

 

Jeremías 10:2-4, Muchos cristianos por el conocimiento que tiene, ya no hacen pesebres, pero si visten el árbol de Navidad, y colocan uno que otro adorno, olvidando lo que dice la Biblia en Ga.5:9 y 1 Co: 5: 6.

Durante la temporada navideña este árbol se convierte simbólicamente, en un centro generador de riqueza y prosperidad y hasta de buenas energías.

Para la mentalidad arcaica, el árbol en general es sagrado, por sus diversas características: Es vertical, crece, pierde las hojas y las recupera, lo que significa que muere y resucita innumerables veces. Precisamente por esta característica, el árbol representa la abundancia económica por la capacidad de dar frutos y sobre todo la abundancia de la vida.

COMENTARIO DE WIKIPEDIA (Enciclopedia Libre)

Los árboles han tenido a lo largo de la historia un significado muy especial y encontramos que en todas las culturas poseen distintos aspectos simbólicos que pueden ser antropológicos, místicos y poéticos. La idea extendida de los aspectos benéficos de los árboles para el hombre ha dado lugar a distintas leyendas e, incluso, a relacionarlo con sentidos mágicos y rituales.
La principal es la que comparte en varias culturas para las que el árbol representa el medio y la unión del cielo y la tierra: ahonda sus raíces en la tierra y se levanta hacia el cielo, por ello en ciertas religiones, sobre todo en las orientales, el árbol es signo de encuentro con lo sagrado, el punto de encuentro entre la divinidad y el hombre.
El arbol de navidad apareció en Estrasburgo (Francia), en el año 1539, se adornó con luces como símbolo del dios sol y también las cuales dan una semejanza de estrellas, las cuales no representaban la que siguieron los reyes magos; sino mas bien, representan los signos del Zodiaco, que seguían los Caldeos para guiar su vida con ellas.  Las señales del cielo de las que habla Jeremias 10:2, y que no es otra cosa que costumbres paganas .(Astrología o zodiaco, lo cual Dios reprueba). Las luces era para hacer pensar que ellas eran símbolo de Cristo, luz del mundo; El árbol es al mismo tiempo símbolo de fertilidad y de lo perenne. Los hechiceros druidas (inventores del Halloween) colgaban manzanas pintadas de dorado (Según San Bonifacio esta tipificaban la tentación de Eva), imitando al sol, otros encendías velas y las ponían en el árbol que debía ser un árbol de Roble.

COMENTARIO (Wikipedia Enciclopedia Libre): Cuando los primeros cristianos llegaron al norte de Europa, descubrieron que sus habitantes celebraban el nacimiento de Frey, dios del Sol y la fertilidad, adornando un árbol perenne, en la fecha próxima a la Navidad cristiana. Este árbol simbolizaba al árbol del Universo, llamado Yggdrasil, en cuya copa se hallaba Asgard (la morada de los dioses) y el Valhalla (el palacio de Odín; y en las raíces más profundas estaba Helheim (el reino de los muertos). Posteriormente con la evangelización de esos pueblos, los cristianos tomaron la idea del árbol, para celebrar el nacimiento de Cristo, pero cambiándole totalmente el significado.

En América, la primera vez que se mencionó fue en el año de 1821 en Lancaster, Pensilvania. En el diario de Mastthew Zahm, este hombre que pertenecía al grupo de descendientes cristianos catolicos alemanes, establecidos en dicho poblado. A quienes se les atribuye sin lugar a dudas la introducción de esa costumbre pagana en los U.S.A.

En el año 1830, tuvo la primer exposición de árboles navideños en la ciudad de York, Pensilvania; y así poco a poco se fue extendiendo esta costumbre, hasta que llego a los hogares.

En Europa, se creía, que adornándolo y paseándolo ceremoniosamente, en procesión, se apresuraba la llegada de la primavera.  Para ello, los jóvenes o grupos de niños iban de casa en casa con coronas, ramos de flores, cantando y pidiendo regalos, los adultos participaban también danzando y bebiendo alrededor  de la árbol y usted ya sabe como terminan esas fiestas. Los participantes veían en el árbol la encarnación de la vida inagotable.

Los emigrantes europeos llegados a América, importaron la idea y con ella ciertos aspectos formales de la tradición, modificando las fechas,  pues ya no se trataba de rituales agrícolas, sino del nacimiento de Jesucristo, y adaptando los rituales a las nuevas circunstancias y a los pensamientos de los hombres abiertos al mundo pagano y cerrados desafortunadamente para con Dios.

El árbol viene de Egipto y su origen es anterior a la era cristiana.  Semiramis sostenía que de la noche a la mañana un gran árbol (tipo siempre verde) surgió de una cepa (tallo, tronco) muerta, lo cual simbolizaba el nacimiento de Nimrod a una nueva vida.  Ella declaró que en cada aniversario de su natalicio Nimrod dejaría regalos en el árbol. También se cuenta entre la historia que en el mismo país, lo usaron para conmemorar, que el dios Tammuz, hijo de Nimrod, había reencarnado.

En Roma el arbolito era venerado en la adoración de Baal-Berith, el dios recién nacido, y se celebraba el 25 de diciembre conocido como el “Nacimiento Del Sol Invencible”.  Vivir una bella época y un adorno Saturnalia. Pero nosotros no adoramos el árbol, dice la gente, nada mas lo tenemos como algo representativo de decoración por la época. A finales de diciembre los egipcios traían ramas de palma a sus hogares como símbolo de la mejora de las cosechas durante el próximo año.

Los romanos recortaban las ramas de los arboles y algunos usaban arboles pequeños en macetas, y los adornaban con diferentes imágenes de su dios SOL. Para celebrar el solcitio de invierno, (al final de la Saturnalia, del 14 al 24 de dic. y terminaba con la fiesta de la Brumalia, celebrada del 25 de dic.); Los hechiceros DRUIDAS (inventores del Halloween, (fiesta de las brujas el 31 de octubre), colgaban manzanas doradas, imitando al dios sol, y otros encendían velas en algunos arboles generalmente Robles.