Tel: 312 203 72 27

E-mail: alientodelcielo@yahoo.com

PAPA NOEL

PAPA NOEL, SANTA CLAUS, VIEJO PASCUERO,

COLACHO O SAN NICOLAS

 

En realidad, la imagen y la historia de Santa Claus, al menos como la conocemos actualmente, fueron creadas por un grupo de artistas neoyorquinos a principios del siglo XIX.

 

La Enciclopedia Britanica, Ediciòn 1942 Volumen 11, páginas 648-649, dice: San Nicolas, fue designado Santo Patrono de la ciudad de New York., San Nicolás, nacido en la ciudad de Bari, en el país de Italia; fue obispo en la ciudad de Myra ubicada en Asia Menor, (Hoy día Turquia) durante la primera mitad del siglo IV, fue exiliado y hecho prisionero por Diocleciano; recupero su libertad gracias a Constantino el Grande.  Asistió al Concilio de Nicea, en el año 325 d.C y falleció cerca del año 350 sus restos fueron trasladados de Myra a Bari en Italia en 1087 y más tarde a Nueva York, y donde actualmente están; en la ciudad de Bari en el siglo XI se contruyó una Basílica (iglesia, parroquia) que llevaba su nombre  y ahí todavía se veneran las reliquias del Santo, donde las gentes van a pedir bendiciones, a un monton de huesos secos que para nada sirven y nada pueden hacer (ver culto a los muertos al final de la cartilla).

En la Iglesia Católica Asiática, la devoción a su memoria se extendió a tal grado que se le nombro patrono de Grecia, Rusia y Sicilia y de numerosas ciudades de Alemania, Austria, Suiza, Holanda e Italia.

 

En la época de la Navidad o fiesta decembrinas, su culto es uno de los de mayor auge y llamativos, ya que apaga en muchas ciudades el culto a los demás santos y santas venerados por esta época; debido a que chicos y grandes le aclaman,  le honran, se visten como el, le hablan y le rezan pidiéndole diferente cosas, que la noche del 24, el les traera del polo norte, en su trineo halado por renos.

 

LEYENDA ACTUAL O MAS BIEN LA MENTIRA ACTUAL

Así, el mito actual cuenta que Santa Claus viviría en el Polo Norte junto a la Señora Claus y una gran cantidad de Duendes navideños, que le ayudan en la fabricación de los juguetes y otros regalos que le piden los niños a través de cartas.

Para poder transportar los regalos, Santa Claus los guardaría en un saco mágico de Santa Claus y los repartiría a las 00:00h del día 25 de diciembre, en un trineo mágico volador, tirado por «renos navideños», liderados por Rodolfo (Rudolph); un reno que ilumina el camino con su nariz roja y brillante, siendo el último en agregarse a la historia.

Santa Claus podría entrar a los hogares de los niños, al transformarse en una especie de humo mágico; y así entrar por la chimenea u otro orificio de las casas; si éstas no disponen de una.

Para saber qué niños merecen regalos, Santa Claus dispondría de un telescopio capaz de ver a todos los niños del mundo; además de la ayuda de otros seres mágicos que vigilarían el comportamiento de los niños. Así, si un niño se ha comportado mal, se dice que quien lo vendría a visitar sería la carbonilla, y no Santa Claus; y como castigo carbonilla le regalaría a los niños solo carbón. Será Justo Que Los Padres De Familia Engañen Tanto A Sus Hijos.

Como otras tantas tradiciones, americanas, él es un producto de una gran mezcla de diversas culturas y costumbres. Sus antepasados mas tempranos datan de la era antes de Cristo; cuando los dioses del cielo (cuentos de mitología pagana, tomados por otras culturas antes de Cristo) montaban y gobernaban la tierra. Los dioses mitológicos de Odin, Tor y Saturno dieron muchas bases de las características distintivas que hoy se ven en el engaño llamado Santa Claus o Papa Noel o San Nicolas.

También por su generosidad se le reconocía como protector de mercaderes, panaderos, marineros y en general de los niños a quienes llevaba regalos. Países enteros, incluyendo Rusia y Grecia, lo han tomado y adoptado como su santo patrono (su santo de devoción), así como prestamistas y aun estudiantes piden a el (como si fuera Dios).

Entre las leyendas se dice: Que el regalaba clandestinamente dotes a las tres hijas de un ciudadano pobre, que las iba a vender como esclavas, porque no tenía como sostenerlas; si esta leyenda fue verdad,  gloria a Dios por lo que hizo, pero, recordemos que la salvación no es por obras ( Mt. 23:5, Jn 10:25, Ro 11:5-6, Ef: 2:1-10).

LA TRANSFORMACIÓN DE ESTE PERSONAJE

Se cree que esto sucedió alrededor del año 1624. Cuando los inmigrantes holandeses fundaron la ciudad de Nueva Amsterdam, más tarde llamada Nueva York, obviamente llevaron con ellos sus costumbres y mitos, entre ellos el de Sinterklaas, su patrono (cuya festividad se celebra en Holanda entre el 5 y el 6 de diciembre). En 1809 el escritor Washington Irving, escribió una sátira, Historia de Nueva York, en la que deformó al santo holandés, Sinterklaas, en la burda pronunciación angloparlante Santa Claus. Más tarde el poeta Clement Clarke Moore, en 1823, publicó un poema donde dio cuerpo al actual mito de Santa Claus, basándose en el personaje de Irving. En ese poema se hace mención de una versión de Santa Claus, enano y delgado, como un duende; pero que regala juguetes a los niños en víspera de Navidad y que se transporta en un trineo tirado por nueve renos, incluyendo a Rudolph.

Posteriormente, hacia 1863, adquirió la actual fisonomía de gordo barbudo bonachón con la que más se le conoce. Esto fue gracias al dibujante alemán Thomas Nast, quien diseñó este personaje para sus tiras navideñas en Harper's Weekly. Allí adquirió su vestimenta y se cree que su creador se basó en las vestimentas de los obispos de viejas épocas para crear este «San Nicolás», que en ese momento ya nada tenía que ver con San Nicolás de Mira.

A mediados del siglo XIX, el Santa Claus estadounidense pasó a Inglaterra y de allí a Francia, donde se fundió con Bonhomme Noël, el origen de nuestro Papá Noel, quien tenía parecido físico con Santa Claus, pero vestía de blanco con vivos dorados. Igualmente a fines del siglo XIX, a partir de un anuncio estadounidense de la Lomen Company, se crearía la tradición de que Papá Noel procedería del Polo Norte; y se popularizarían completamente los renos navideños como medio de trasporte de Santa Claus.

Luego, a comienzos del siglo XX en 1902, el libro infantil The Life and Adventures of Santa Claus de L. Frank Baum's, se origina la historia de cómo Claus se ganó la inmortalidad, al igual que su título de santo.

Igualmente, ya en el siglo XX, la empresa Coca-Cola encargó al pintor Habdon Sundblom que remodelara la figura de Santa Claus/Papá Noel para hacerlo más humano y creíble. Esta versión data de 1931. En este punto, sin embargo hay que aclarar que es solo una leyenda urbana la creencia de que el color rojo y blanco de Santa Claus tenga su origen en los spots que la marca Coca-Cola empezó a hacer a partir de 1931, aunque sí es cierto que contribuyeron a la popularización de estos colores y del mito mismo. Si bien es cierto que desde mediados de 1800 hasta principios de 1900 no hubo una asignación concreta al color de Santa Claus, siendo el verde uno de los más usados. Por lo tanto, se considera que la campaña masiva de Coca-Cola fue una de las principales razones por las cuales Santa Claus terminó vestído de color rojo y blanco, pero estos publicistas no fueron los primeros en representarlo con estos colores. ¿Cómo le parece?

A Santa Claus se le conoce como el Padre de la Navidad, de allí que hoy es uno (o es) de los personajes más importantes de la Navidad. La idea de que viaja en un trineo halado por Renos se le atribuye al estadounidense Clement Clark Moore (1863), quien así lo asienta en el Poemario titulado “Una vista de San Nicolas”, mas tarde le cambiaron el nombre al poema y lo titularon “La Víspera De La Navidad”. Eventualmente, la imagen del santo fue transformada hasta convertirse en un ser místico, conocido por recompensar al bueno y castigar al malo.

Podríamos decir que la Navidad es un cuento bordado en la solemnidad pagana y llena de consumismo.

Los padres de familia, como usted, muchas veces regañan y hasta castigan a sus hijos por decir mentiras, pero al llegar Navidad, usted mismo se encarga de contarles la mentira de “Papa Noel”, “Los Reyes Magos” o la del “Niño Dios”.  Entonces ¿Porque nos extraña, que al llegar a la edad adulta también crean que Dios y la Salvación en Jesucristo es un mito?

¿Es de Dios enseñarles a los niños mitos y mentiras? Dios dice: No hurtareis, y no engañareis ni mentiréis el uno al otro. (Levítico 19:11) Aunque a la mente humana le parezca bien y lo justifique, Dios también dice: Hay camino que al hombre le parece derecho; pero su fin es camino de muerte.  Proverbios 14:12.

Toda buena dadiva, y todo don perfecto, desciende de lo alto, del Padre de las luces...Santiago 1:17. Mi Dios, pues suplirá todo lo que os falta, conforme a sus riquezas en gloria. Filipenses 4:19.Será que las necesidades de los hombres, podrán ser suplidas solo por las tradiciones, leyendas y costumbres paganas. Ro 1:18-32

 

LAS MEDIAS DE SANTA

Es costumbre en algunos países colgar medias rojas con una banda blanca sobre la chimenea (hoy día las medias son azules o verdes u otros colores; y donde no hay chimeneas las cuelgan en cualquier parte, lo importante piensa la gente es colgarlas). Esta tradición viene de los Estados Unidos, las familias la han practicado esto por décadas.

Esta tradición nació de una leyenda o cuento de ficción: Había una vez una persona cuya esposa había muerto. Después de perder todo su dinero este hombre y sus hijas tuvieron que mudarse a una cabaña. Cuando las hijas llegaron a la edad de casarse, el padre se presiono a un mas, pues estas no podían casarse sin sus dotes. Hasta llego a pensar en vender a una de ellas para reunir algo de dinero. Una noche, después de que ellas habían lavado sus ropas, colgaron sus medias sobre la chimenea para secarlas. Esa noche San Nicolas (papa Noel), sabiendo la desesperación del padre (el único que todo lo sabe es Dios), paso por la casa del hombre después que estos se habían retirado a dormir. Miro por la ventana y vio las medias que colgaban de la chimenea secándose al calor de la chimenea, tomo, pues, tres bolsas pequeñas con oro de su bolso y los introdujo cuidadosamente, uno por uno, dentro de las medias. A la mañana siguiente, cuando las hijas despertaron, encontraron sus medias con suficiente oro para poder casarse.

Otra versión dice que Santa, trepo al techo y dejo caer oro por la chimenea, creando la relación entre santa y las chimeneas; que ilustran todas las historias de este hombre disfrazado de rojo y acompañado de duendes.

LA BEFANA, PAPA NOEL Y LOS REYES, COINCIDENCIA

La Befana es una típica figura del folclore de algunas partes de Italia. Su nombre deriva de la palabra epifanía, a cuya festividad religiosa está unida la figura de la Befana. Pertenece por tanto a las figuras folclóricas, repartidoras de regalos, vinculadas a las festividades navideñas.

La leyenda sostiene que la Befana visita a los niños la noche anterior a la epifanía (6 de enero) para rellenar los calcetines, colgados a tal fin por los niños esa noche, si han sido buenos con caramelos y chocolatinas, en cambio si han sido malos los rellena de carbón. A menudo la Befana es descrita como una anciana, que vuela sobre una escoba. A diferencia de una bruja suele estar sonriente y tiene una bolsa o un saco lleno de dulces, regalos, pero también de carbón.

LEYENDA: Según el cuento popular, los Reyes Magos, de camino a Belén para llevar sus presentes al Niño Jesús, al no conseguir encontrar el camino correcto, pidieron ayuda a una anciana. A pesar de la insistencia de éstos para que les siguiese en su visita al pequeño, la mujer no salió de casa para acompañarlos. Más tarde, al arrepentirse de no haber ido con ellos, y tras preparar un cesto con dulces, salió de casa y se puso a buscarlos, sin conseguirlo. De esta forma se paró en cada casa que encontraba a lo largo del camino, dando chucherías a los niños que encontraba, con la esperanza de que alguno de ellos fuese el pequeño Jesús.

Desde entonces vagaría por el mundo haciendo regalos a todos los niños para hacerse perdonar.

ORIGEN: La fiesta de la Befana puede derivar de antiguos elementos folclóricos pre-cristianos, adoptados y adaptados por la tradición cristiana-católica.

El origen de esta figura probablemente se puede vincular con tradiciones agrarias paganas relacionadas con el comienzo del año.

Una hipótesis sugerente es la que vincula la Befana con una fiesta romana, que se desarrollaba al comienzo del año en honor de Jano (dios de las puertas) y de Strenia (de la que deriva el término "estreno"), durante la cual se intercambiaban regalos.